El Gran Reserva con más solera


En China se bebía un vino de frutas y cereales hace entre 8000 y 9000 años, o sea, justo al poquito de que se inventara el Neolítico, quiero decir la agricultura. Este hallazgo, que acaba de ser anunciado en forma de prepublicación por un equipo de arqueólogos químicos norteamericanos y chinos, constituye el récord actual de antigüedad para una bebida alcohólica. Los restos más venerables de viejas borracheras se remontaban hasta ahora a unos 7400 años en el actual Irán (vino) y a unos 5000 años en el Oriente Medio (cerveza). Cosa que ya explicó con más detalle Science News, revista que amplía hoy información sobre este nuevo padre de todos los Gran Reserva.

Al parecer, el descubrimiento se ha logrado analizando los posos y restos del brebaje encontrados en el fodo de vasijas de barro y de cobre de la época. Vaya que a este aldeano le gustaría ver lo que daría de sí semejante solera en bota jerezana, oiga.