Lo fascinante del hombre de Flores

Lo fascinante del descubrimiento del hombre de Flores no es lo que quisieron resaltar los medios generalistas en su día, o sea la estatura de este nuevo miembro de nuestro linaje, sino el saber que, en un momento del pasado geológico, no hubo sólo dos (sapiens, neanderthalensis) sino al menos tres humanidades simultáneas. Tres especies humanas coetáneas sobre la faz de la Tierra. Quiero decir, al menos tres, pero en realidad un número indeterminado de ellas. Al fin y al cabo buscar fósiles es como pretender encontrar una aguja en un pajar sin tener siquiera la certeza de que la aguja haya caído entre la paja o de que no se la haya llevado el que compró las últimas alpacas.